¿Cómo comenzó todo?

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Email this to someoneShare on LinkedIn

¿A qué denominamos “Penny Auctions”? Vamos a empezar desde el principio, desde las tradicionales y exclusivas subastas de las primeras Casas de Subasta, donde hombres y mujeres de la clase alta, competían por objetos valiosos. Con el desarrollo de la civilización y la llegada de la era de Internet, las subastas entraron en el mundo virtual. Progresivamente, se ha creado una forma diferente de comprar online, las “penny auctions”. ¡Viajemos en el tiempo y veamos su historia!

No hay secreto – las subastas tradicionales no eran accesibles para todas las personas. Sólo podían permitirse participar en ellas aquéllos con una cartera lo suficientemente grande. Los precios de salida de los bienes subastados simplemente estaban fuera del alcance de los bolsillos normales. La lucha por una obra de arte estaba fuera de toda duda. Según nos acercábamos a los tres golpes de martillo que indicaban el final, el ganador, aquél que ofrecía la puja más alta, era sólo uno. Los demás, los que perdían.

La emoción asociada con las subastas tradicionales no sólo era experimentada por los pujadores, sino también por todas las personas que se aceraban a observar. Así nacía la idea de permitir la entrada a los espectadores para observar la carrera por el triunfo. La implementación de esta idea, también la tenemos en Internet. Las subastas se han convertido en algo accesible para todo el mundo, no sólo para los millonarios. Desde entonces, cualquiera puede entrar en la puja y conseguir la victoria. Hoy en día, no hay nadie que no haya tenido acceso a internet, y que no sepa sobre las subastas online. La aparición de este tipo de servicios ha incrementado el interés en las compras virtuales. Sin embargo, desde el principio, dejaron clara la diferencia existente con el modelo clásico de subasta.

El drama de la competición, a menudo es eliminada debido a la opción “Comprar Ahora”. ¿El resultado? Las subastas online se están convirtiendo en páginas mayormente visitadas por personas que quieren comprar algo barato. Las subastas en línea también son utilizadas para realizar la compra y venta de objetos entre usuarios. Apasionados aficionados que buscan aparatos que puedan llenar sus pasiones. También, las subastas online, se han llenado de usuarios deseosos de encontrar la mejor ganga. Buscan el producto deseado, seleccionan la opción “Comprar Ahora”, pagan y esperan por el producto. ¿Dónde está la emoción y la tensión? ¿Dónde encontramos el sentido de competición? Desde luego, ahí no.

Sin embargo, algunos usuarios insatisfechos con este modo de compra, encontraron las “penny auctions”. Su historia es breve – menos de 100 años. Las raíces de estas subastas datan de 1932. En esa época, el banco de Estados Unidos sacó a subasta las propiedades de un granjero que se encontraba en bancarrota. Los participantes de la subasta, otros granjeros, en solidaridad con esta persona, decidieron no pujar, por lo que la propiedad se vendió por unos pocos peniques, o lo que es lo mismo, por unos pocos “penny”. De ahí viene el concepto de “penny auctions”.

¿Por qué este tipo de subastas se está convirtiendo en algo cada vez más popular? El éxito de esta idea proviene de la combinación de compra y diversión. Algo parecido a la idea tradicional que tenían las Casas de Subasta clásicas, pero con un elemento añadido. Primero de todo – el rico y el pobre – todo el mundo puede participar. No es el tamaño de la cartera lo que importa, sino la táctica. No vemos a otros pujadores debido a que lo hacemos mediante Internet, lo que nos da el anonimato necesario para desarrollar y confiar en nuestra estrategia. Segundo, el precio inicial es siempre 0, lo que convierte al precio final en algo altamente atractivo, siempre más bajo que su precio de venta en una tienda física.

Las “penny auctions” tienen otras ventajas con respecto a otros servicios convencionales de subasta. Su mayor ventaja es que te garantiza emoción durante todo el transcurso de la subasta. Para obtener el producto por el que estas interesado, tendrás que pujar por él. A mayor cantidad de pujas, mayor emoción. No es un intercambio ordinario (dinero por objeto), es una fuente de diversión. Pujas, y esperas a la reacción de tu oponente, aguardas con tensión el fin de la subasta, vuelves a pujar… la emoción nunca termina. En el resto de sitios, en lugar de pujar, seleccionas la compra automática del producto y ya está, unos pocos clicks y está hecho. Olvídate de la emoción en tu vida.

Las “penny auctions” han creado la diferencia en el mercado online. Estas subastas no solo son subastas normales frente a un ordenador, sino que te proporcionan una gran dosis de diversión y entretenimiento.


Author: wellbid

Share This Post On

Envía un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.