Pujando en ruta

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Email this to someoneShare on LinkedIn

Mi trabajo consiste en estar en la carretera todo el día. No tengo muchas oportunidades de unirme a las subastas de wellbid.com. Cuando tengo un rato libre, lo primero que hago es probar suerte en las cosas que siempre he querido conseguir. Pujar desde cada rincón de Europa tiene su carisma, y el sabor de la victoria, definitivamente sabe mejor.

12122014-MFSoy camionero, por lo que, la mayoría del tiempo lo paso fuera de casa, sin contacto regular con la televisión o con internet, pensando en lo que pasa en el mundo. Es un trabajo muy estresante, por lo que las horas de descanso son muy importantes. Durante las paradas en el trayecto, tan pronto como consigo conectarme a internet, paso mi tiempo pujando y observando subastas. Han pasado cuatro meses desde que estoy registrado en wellbid, pero nunca olvidaré mi primera victoria. Permítanme explicarles el por qué:

Al llegar a casa después de un largo viaje, todo lo que deseaba era echarme un sueño en mi propia cama. Había encendido la televisión y de repente apareció una publicidad de wellbid.com. Decidí echar un vistazo, y como pronto se demostró, no fue una mala idea en absoluto. Creé mi cuenta, compré un paquete de BIDs, y me adentré en las subastas. Fue algo complicado al principio: en mis primeros intentos de ganar siempre me encontraba con algún elemento que me lo impedía, y que hacía que mis BIDs desaparecieran de mi cuenta.

Así, un periodo corto de vacaciones pasó, y tuve que volver al volante. Después de 24 horas, me encontraba en París. Mientras esperaba un encargo, tuve tiempo de comprobar mis subastas. Tendría tiempo suficiente para hacerlo dado que estaría allí por un par de días. Las horas pasaban y no era capaz de ganar nada. Resignado después de una derrota tras otra, pensé en que quizás era momento para rendirme, que posiblemente esto no era para mi. Simplemente, que no tengo suerte para estas cosas. Entonces, algo increíble sucedió. ¡Gané mi primera subasta… y en qué sitio! Estaba conectado en mi portátil, saboreando la victoria, a los pies de la Torre Eiffel. Me atrevería a decir que esto no le ocurre a todo el mundo. A pesar del hecho de que sólo gané un pequeño premio, un paquete de BIDs más una tarjeta de Regalo, me sentía muy feliz. Desde entonces, he seguido pujando y disfrutando de mis victorias en sitios tan encantadores como Viena o Milán.

Como podéis ver, trabajar como camionero puede tener sus ventajas – puedes pujar mientras visitas distintos lugares de Europa o del mundo. Puedes sentirte como un conquistador. Estoy convenciendo a mis colegas de carretera, otros camioneros, para que participen en wellbid.com, y experimenten las mismas sensaciones que yo he sentido. ¡Debes probarlo!


Author: wellbid

Share This Post On

Envía un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.